Reflexiones

Y me pongo yo a pensar…

Que vale mas? Si un puñado de estrellas esparcidas en el ocaso o el sol que brilla y nos hace despertar? Aveces pasamos tanto tiempo sin poder apreciar la belleza de la noche, pero aun asi a diario maldecimos la hora de despertar para luchar en el dia a dia. No deveria ser que devamos celebrar lo que nos devuelve a la vida en vez de idolatrar lo que no vemos cuando estamos inconcientes?
El sol quema mi piel y en su estadia cantan pajarillos. La brisa fresca me acompaña con su aroma a tibio mar. Puedo ver los rostros que me hacen sonreir, leer los libros que me hacen soñar. Reflexionar como ahora mirando danzar las ramas de los arboles. Ver las aves volar. Luchar con mis pensamientos y sentimientos. Experimentar la vida en si.
Y yo aqui… Solo deseando a que llegue la noche, para poder volver a dormir.

Piel

Mi piel. Esta misma que a diario llevo puesta. Esta que se eriza ante el frio y la que decide sudar o humedecerse ante el calor. La que se pierde entre caricias y se desvanece entre besos. Mi suave y triste piel. Compañera de andanzas y temores. Sigues siempre aqui conmigo, inherte.

Es por ti que siento el tibio tacto de otro cuerpo. Es por ti donde se deslizan las manos temblorosas y seguras que me hacen enloquecer. Eres tu piel amiga, mi mas bello tesoro. En la que se depositan los recuerdos extasiados de mi atormentada mente.

Nadie puede cuestionar tu forma ni tu capacidad de de sentir. Eres tu quien me devuelve a la vida, quien llena mis depositos de locura. Lamida, arañada, besada, castigada… Cuantas veces he querido arrancarte para borrar determinados sentimientos, pero ahi sigues entre firme y flácida para hacerme volver a sentir, para hacerme recordar los placeres y torturas de dias y noches enteras.

Eres tu quien se activa junto con mi memoria para darme dosis adecuadas de sentimiento, para revivir las experiencias, que aun nos mantienen con vida.

Deseos de Amnesia

Quisiera exorcisarme de tu recuerdo. Sepultar este maldito corazón que me mantiene viva y a la vez poco a poco me destruye. Asesinar con alcohol cada neurona que activa el pensamiento. Inyectarme un poco de testosterona para deshacerme de cada hormona femenina que haya en mi cuerpo. Volver mis ojos un desierto donde los oasis solo sigan siendo mitos. Caer en un coma profundo y despertar con amnesia para borrar cada instante en el que para mi estuviste. Olvidarme de la palabra amor, su significado y todos sus malditos sustantivos. Despertar en otro cuerpo que nadia haya visto, que nadie haya tocado, que nadie haya corrompido

Quiero una espalda…

Sudada, en la que pueda aferrar mis brazos cansados. Una en la que mis dedos jueguen y se pierdan sin porqué. Quiero una espalda bajo mis labios temblorosos para recorerla con mi lengua y apretarla con mis dientes.
Una espalda donde dibujar con mis uñas toda mi pasión de mujer. Una donde pueda sostenerme cuando las caricias me hagan desvanecer. Quiero una espalda firme donde pueda recostar mis suaves senos. Donde mi enmudecido cuerpo descanse luego de que pase el temblor.
Quiero una espalda que sea mia, donde pueda al amanecer apollar mi cuaderno… y escribir un poema de amor.

… y me di cuenta cuando era ya muy tarde.

vicReapareciste…

Y mi corazón se impacienta al darse cuenta de que todas tus palabras aun causan mayor efecto. Recordar todas las noches y amaneceres entregados al descontrol de la pasiòn. Te extrañé… Como el cuerpo extraña el sudor y las sabanas a los amantes, como el poeta a la prostituta de la esquina, como el vacio vientre de una madre. Pienso en ti como cada uno de los versos que por ti he escrito.

Pensaba en tus besos…

Los labios mas libidinosos y expertos que me hayan jamas besado. En tus manos… instrumentos de tortura que tantas veces me hicieron desvanecer enrredada por el morbo que me causan. Y tu sexo. Tu miembro perfecto. Recordé todas las veces que moría entre tus piernas para luego renacer en un suspiro.

Mis manos enredadas en tu pelo… los dorados mechones que tantas veces arranqué de raiz cuando me acercaba al orgasmo. La cremosa piel de tu espalda, enrojecida por mis arañazos. Recordé tu rostro… aveces de angel, otras de demonio. Tu mirada rabiosa y triste a la vez. A ti… el amante perfecto. Quien me hizo alcanzar un nivel de placer casi inexistente.
Siempre pensé que esto era mas que sexo, no concebía el simple hecho de esta entrega tan total y desmesurada como un acto de simple lujuria. Y ahora me dices, despues de tanto tiempo, que en cada una de esas noches juntos me hiciste el amor. Que ya no puedes seguir sin mi, que me extrañas, que me necesitas. Me dices que entre esas cuatro paredes siempre fuiste feliz, a mi lado… y dices que te diste cuenta, cuando era ya muy tarde.
Me dices que me amas… y que regresarás.
Y yo solo te digo…
Aqui te espero, mi Greñudo Desteñido.

Te Soñè… (una vez mas)

Corria por un oscuro bosque, denso y frio. No podia ver mas allá de mis narices, estaba asustada de lo que me perseguia y corria sin cesar, sin entender, sin esperanza alguna de que de alli saldria. Podia escuchar las voces que me susurraban al oido palabras inentendibles… pero, susurraban en mi oido? O era solo un eco que se repetia una y otra vez en el funesto lugar? Se podia percibir un olor extraño y nauceabundo: olia a huesos triturados, a vinagre y a hierro (aun puedo percibir ese maldito olor) y la neblina era tan densa que a mi paso podia jurar que me acariciaban manos de cadáveres.
De pronto, vi una luz. No como en las peliculas, no. No llegó despacito ni fue aumentando. Simplemente apareció una la luz y alli yo estaba. estaba descalza sobre una tibia grama, fue lo primero que vi, mis pies. Tenian una especie de florecitas silvestres pintadas encima, como si estuvieran tatuadas. Alzé mi rostro el que fue bañado por la mas cálida brisa veraniega y me di cuenta que estaba en un campo cubierto todo de verde esperanza. Y volé. Abrazada por la brisa que ondeaba mi largo pelo castaño y el vestido de vuelos color lila que llevaba puesto.
Llegue hasta la playa, donde tu me aguardabas, fue entonces cuando pude ver mis alas en el reflejo del agua y me puse triste. Me acogiste entre tus brazos y sonreiste con los ojos. Tus ojos, que rebosaban de una cierta chispa inexplicable, como tantas veces los vi en mis otros sueños. Me miraste fugazmente, como por un segundo que fué eterno. Tenias la mirada de un niño de 5 años que hubiese descubierto la guarida de Santa Claus, y que aunque pudiera palpar el milagro con sus manos su subconciente le cuestionaba si era real.
Entre abriste tu boca para decirme algo que no pude descifrar, porque se escuchó como el canto de los angeles del cielo (porque estoy segura de que si existen, sonarian exactamente asi) y en ese exacto momento algo (nunca sabré que) me arrebató por detras y caí al mar. No podia encontrar la salida, ni mis pies el final. Entre en pánico, luche lo mas que pude pero sentia como rapidamente se extinguia mi vida. En un ultimo esfuerzo sobrehumano logré salir a flote con mis manos al aire; me vi desde el ángulo en que un cineasta toma a la actriz principal en una escena de peligro, desde arriba, como si ya no fuese yo la que estaba luchando por vivir. Y en el confuso momento en que mi cuerpo medio salia del agua me vi gritar tu nombre, pero jamas lo escuché. Se escuchó solo el clamor de una mujer ahogando.
Abri los ojos y me encontré a mi misma tirada en el piso bañada de sudor y lagrimas… con nauseas. Me arrastré por el piso hasta el baño… y vomité.

Poseciones

Tengo un pedacito de sonrisa, que le muestro a mis amigos mas cercanos cuando me preguntan como estoy. Tengo la excusa perfecta, para salir temprano del trabajo cuando mis làgrimas ya no puedo disimular.
Tengo un peluche en la cama, para hacerme la idea en las noches de que no duermo sola. Tengo un sentimiento guardado, que se atora en mi garganta y me suplica que lo deje vivir.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.