Archive for the 'Intento de poesia' Category

Quiero una espalda…

Sudada, en la que pueda aferrar mis brazos cansados. Una en la que mis dedos jueguen y se pierdan sin porqué. Quiero una espalda bajo mis labios temblorosos para recorerla con mi lengua y apretarla con mis dientes.
Una espalda donde dibujar con mis uñas toda mi pasión de mujer. Una donde pueda sostenerme cuando las caricias me hagan desvanecer. Quiero una espalda firme donde pueda recostar mis suaves senos. Donde mi enmudecido cuerpo descanse luego de que pase el temblor.
Quiero una espalda que sea mia, donde pueda al amanecer apollar mi cuaderno… y escribir un poema de amor.

Poseciones

Tengo un pedacito de sonrisa, que le muestro a mis amigos mas cercanos cuando me preguntan como estoy. Tengo la excusa perfecta, para salir temprano del trabajo cuando mis làgrimas ya no puedo disimular.
Tengo un peluche en la cama, para hacerme la idea en las noches de que no duermo sola. Tengo un sentimiento guardado, que se atora en mi garganta y me suplica que lo deje vivir.

No me acostumbro

Aun no me acostumbro a tratar de olvidarte. A que debajo de mi almohada no hayan plumas ni mariposas en mi vientre. A que panchito me mire en silencio desde una esquina de mi cama. A que mis sàbanas huelan a detergente.
No me acostumbro, a la idea de que alguna vez fui feliz y que ahora solo me quede el recuerdo de tu mirada. A mirar las estrellas en el techo y acordarme como fingì no sentir nada aun cuando setìa que mi mundo se derrumbaba.
Aun no me acostumbro al dolor en el pecho, ni al nudo en la garganta, ni a todas las noches de insomnio pensando en ti. A que mi cuaderno este vacio. A que en mi espalda no hayan alas.
Aun no me acostumbro… A vivir sin ti.

Despertar…

Con menos yunques en la mochila. Con los huesos descansados y una sonrisa en el rostro. Escribiendo sobre una espalda ajena a mi pecho, dentro de unos brazos a los que no pertenezco.
Despertar…
Y saber que he dormido toda la noche. Sin los duendecillos que me asustan. Sin la pesadilla que me persigue.
Sin narcòticos, ni antipsicòticos.
Simplemente despertar.

Gracias.

Musica, Dos Cuerpos y un Cigarrillo

Me dejo envolver por esa sàdica melodìa que retumba en mis oidos entre guitarras y batería. Me quedo en ropa interior y te bailo conservando solo mis tacones altos en señal de malicia. Ya el alcohol hizo efecto, te miro ahora con rebeldía. Hago movimientos eróticos que invitan a la lujuria. Ya no aguantas mas! Me apollas del librero y me llenas de bruscas caricias. A ritmo de musica mètal se mueven dos cuerposque en momentos bailan y en otros tienen sexo. Tiemblan las rodillas, gotas de sudor caen, prenden un cigarillo y se dan un ultimo beso.

Fantasia Erotica

Debo confesar que en mas de una ocacion me he tocado pensandote. Que ya hasta he soñado que me llevas a un lugar apartado y me comes viva. He sentido como tus manos aprietan con fuerza mi deseoso cuerpo. Como me has mordido los labios mientras araño tu espalda.
He fantaseado regalandote mas de un orgasmo entre sudor y lagrimas, ya he tenido varios con la idea de algun dia llegar a tenerte entre mis piernas. He mojado mis sabanas negras a la espera de tener sexo contigo y aunque suene pretencioso, tambien he deseado que me hagas el amor.
He realizado en tu cuerpo cada una de las experiencias ya aprendidas y te he jalado de las greñas mientras me enseñas nuevas caricias. Aunque aun no conozco tu cuerpo ya en mis fantasias ha sido mio. Como lo sera de nuevo esta misma noche, cuando me masturbe… soñando contigo.

A Nombre Tuyo

Hey, lee bien

Porque ahora mismo voy a regalarte este momento a solas con mi cuerpo. Quiero que dejes tu mente volar, que te guies por mis palabras y me permitas posecionarme de tu sexo. Comenzarè por darme una larga ducha de agua caliente y exfoliarè mi piel para que este suave al tacto. Aun mojada me hecharè en la cama y comenzarè suave y lentamente a tocar mis senos.

¿Puedes percibir el olor de mi piel?

Con la mano izquierda seguirè acariciando mis senos y la derecha se deslizarà por mi vientre. Te miro apasionada mientras mis dedos siguen jugueteando entre las tibias gotitas de agua.

¿Puedes ver como juego con mi clìtoris?

Voy alternando la presiòn, primero con suavidad, luego con mas urgencia. Un dedo entra, luego sale, para lubricar con el nectar de los dioses la entrada al portal de la existencia. Va incrementando mi agonìa, no dejes de mirarme todavia que estoy a punto de romper el encanto. De repente estallo en un mar de temblores, me muerdo los labios, estoy gimiendo como una niña y me sonrojo con apuro.

Te regalo este orgasmo ya que al fin y al cabo no tiene nombre exacto, pues simplemente fue…
A nombre tuyo.